El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Esa letra...

El cante flamenco, como todo canto, se expresa en sus letras. En este caso, de muchas de ellas, sobre todo de las más antiguas, no se conoce su autor. El contenido de estas letras generalmente se refiere a pensamientos del que las crea, referidos a su propia existencia o a consideraciones que hace sobre cualquier aspecto de la vida. Por ello caben en estos versos la tristeza, la pena, el consejo sabio... la alegria. Y cada uno de estos sentimientos tiene su acomodo en un palo.

Dijo a la lengua el suspiro
échate a buscar palabras
que digan lo que yo digo

La noche del aguacero
dime donde te metiste
que no te mojaste el pelo.



Del querer al no querer
hay un camino muy largo,
que todo el mundo recorre
sin saber como ni cuando

Que yo cantar no queria
que nadie sabe la pena
que me cuesta esta alegria

Contra más hondo está el pozo
más fresquita sale el agua
contra más hablo contigo
más dulces son tus palabras

Yo soy como aquel buen viejo
que está en medio del camino
yo no me meto con nadie
nadie se meta conmigo

Porque te llamas Aurora
me acuesto al venir el dia
si te llamaras Angustias
de pena me moriria

Los sabios doctores dicen
que la ausencia causa olvido
yo soy aquel que no puede
olvidar que te he querido

Acuérdate cuando entences
bajabas descalza a abrirme
y ahora ya no me conoces

Voy como si fuera preso:
detrás camina mi sombra
delante mi pensamiento

Mi madre me lo decía:
no quieras a esa mujer,
mira si te conocía

Tiro por la calle piedras
y al que le dé que perdone
tengo la cabeza loca
por tantas cabilaciones

Corazón mío no llores,
no llores ni tengas pena,
que si tú pasas fatigas
otros arrastran cadenas.

Adiós patio de la cárcel
rincón de la barbería
que al que no tiene dinero
lo afeitan con agua fría.

Ven acá y siéntate aquí
tú en una piedra y yo en otra
nos contaremos las penas
que son largas y no son pocas.

Sombra le peí a una fuente
agua le pedí a un olivo
me ha puesto a mí tu querer
que no sé ni lo que digo.

El que se tenga por grande
que se vaya al cementerio
y verá lo que es el mundo
es un palmo de terreno.

Hay gente que va diciendo
que es dueña de la verdad
la verdad no tiene dueño.

Será que no sé contar
que cuando cuento mis penas
me salen penas de más
será que me sobran penas.

El espejo en que te miras
te dirá como tú eres
pero nunca te dirá
los pensamientos que tienes.

El tiempo se come al tiempo
lo malo y lo bueno alternan
vivamos todos los días
y lo que viniere venga.

Soy de la opinión del cuco
pájaro que nunca anida
pone el huevo en nido ajeno
y otro pájaro lo cría.

Ninguno hable mal del día
hasta que la noche llegue
yo he visto mañanas tristes
tener las tardes alegres.

Cada vez que considero
que me tengo que morir
tiendo una manta en el suelo
y me harto de dormir.

Cuando vayas a la iglesia
ponte un velito en la cara,
que los santos, con ser santos,
de los altares se bajan.

Cuando voy a confesar
digo lo que me parece:
nunca digo la verdad.

Solamente con mirarte
comprenderás que te quiero
y también comprenderás
que quiero hablarte y no puedo.

Que nadie se llame a engaño
todo el que vive por dentro
por dentro se va matando.

Para rey nació David
para sabio Salomón
para llorar Jeremías
y para quererte yo.

Tuve un momento en la noche
que la muerte apetecía
si Dios no me la mandaba
no me la merecería.

17/09/2002

© Horizonte Flamenco, 2000-2014 | Contacto | Publicidad | Webmasters