El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Un puñado de arena

El título anterior corresponde a un libro de poesías japonesas publicado en Japón en 1910, cuyo autor es Sinichi Isikana, que escribió bajo el seudónimo de "Takuboku" (Arbol susurrante). En Japón este autor está considerado como "uno de los mayores poetas de todos los tiempos y como creador de la poseía moderna".

El libro reúne 551 "tankas", poemas cortos cuya temática está constituida por "sucesos de la vida", apartándose de la tradición centenaria nipona que cantaba bellezas naturales. El traductor (1) de este libro de poemas ha utilizado la métrica de la siquiriya gitana para verter los "tankas" al español.. Como es sabido, la siguiriya es un poema de cuatro versos, teniendo los dos primeros y el último seis sílabas, siendo el tercero endecasílabo, dividido en dos hemistiquios. Al dividirse el verso en dos partes, prácticamente la siguiriya se convierte en un poema de cinco versos, adoptando una estructura similar a los "tanka" de Takuboku. Pero la similitud no se circunscribe únicamente a la forma, sino que la esencia, el fondo del poema, es similar en el "tanka" y en la siguiriya. El mismo desgarro, el mismo sentimiento, la misma emoción para cantar, sacándolos de las entrañas, los "sucesos de la vida". Dice Takuboku en uno de sus tankas:

Para llorar solo
fui a una posada.
Aquellas mantas
que me dieron allí
¡como me aliviaban!

que traducido a los cuatro versos de la siguiriya:

Para llorar sólo
fui a una posada.
Aquellas mantas que me dieron allí
¡como me aliviaban!

Y así podríamos hacer con las demás "tankas", de las que recogemos una pequeña selección:


Le descubrí el pecho
como hace un amigo.
Y me di cuenta que no me entendía.
Seguí mi camino.

El candil de siempre
me traía harto.
Conque tres días
estuve usando vela,
y me gustó el cambio.

A nadie en el mundo
le falta su casa.
¡Ay! yo en la mía,
como el que se entierra,
memeto en la cama.

Si el mendigo es ruin
mira y no te enfades,
que, ¡ay compañero!,
lo mismo soy yo
cuando paso hambre.

La anegaba el llanto
y no lo enjugaba,
y me mostraba
un puñao de arena.
No puedo olvidarla.

"Takuboku" murió en Tokio el 13 de abril de 1912. Tenía 23 años de edad. Su vida fue un compendio de enfermedades, fracasos, miseria, soledad, desengaños… Reflejo de esta vida fueron sus poemas, sus "tankas". Sucesos similares reflejaron siempre las siguiriyas...



(1) El traductor de la obra que comentamos, D. Antonio Cabezas, ha sido profesor de Estudios Hispánicos en varias Universidades de Kioto y reside en Japón desde 1957.

18/02/2003

© Horizonte Flamenco, 2000-2017 | Contacto | Publicidad | Webmasters