El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Don Antonio Chacón y Don Ramón Montoya

Entre los aficionados de la época de estas dos grandes figuras del flamenco era conocida la predisposición que tenia Ramón Montoya a lucirse en el toque, sin tener en cuenta al cantaor al que acompañaba. Este egocentrismo del gran tocaor gitano le acarreó disgustos con diversos cantaores de la época, como fueron Cayetano Murial (Niño de Cabra), Vallejo, Aurelio Sellés, entre otros.

Cuenta Valderrama en el libros en que relata su vida (1) el enfado que esta manía de Montoya le acarreó con Don Antonio Chacón: "La pelea de Ramón Montoya con Antonio Chacón fue por esto. Ellos dos eran uña y carne, juntos siempre… Pero fueron a una fiesta y Montoya era un virtuoso de la guitarra. Y salió cantando por granaínas Chacón. Hizo una salida, y cuando terminó Chacón la salida, Ramón Montoya en vez de hacer una cosa de un minuto, y darle la entrada de nuevo a Chacón para que cantara, hizo una serie de falsetas que duraron… ¡tres minutos!. Y en eso el flamenco no puede ser, porque te enfrías.

Y Chacón que era un hombre muy soberbio, se levantó y le dijo a Montoya:
—¿Que hace usted? ¡Se me ha olvidado lo que tenia que cantar!. Haga usted el favor de tocarme bien. Usted está aquí para acompañarme a mí, y la gente viene a escucharme a mí. ¡Váyase usted al común!

——————————
(1) Juanito Valderrama. Mi España querida. Antonio Burgos. Ed. La Esfera. Madrid 2002.

02/12/2007

© Horizonte Flamenco, 2000-2017 | Contacto | Publicidad | Webmasters