El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Javier Molina (y IV)

Augusto Butler, autor de unas memorias autobiográficas del propio Molina señala la resistencia de éste a identificar a sus maestros, probablemente como "consecuencia de un ingenuo prurito de autodidaxia mal entendido". En cualquier caso los antecedentes del maestro Patiño y de Paco el Barbero fueron ciertos. De los mismos aprendería el tambien jerezano Antonio Sol, quien influiría a su vez en el propio Molina. Antonio Mairena consideraba a Molina enriquecedor de la guitarra flamenca como a Montoya "pero desarrollando los toques desde dentro".

Otro excelente cantaor que también elogió a Molina fue el sevillano Pepe el de la Matrona quien decia de él en sus memorias: "Este Javier Molina tenía un toque extraordinario y fue quien compuso el toque de alegrias en sol y la forma que se toca por bulerias también la arregló él en Jerez, y no digamos por seguiriyas lo extenso que era".

Manuel Cano por su parte valoraba la técnica de Molina Cundi como "una fluida y suave y de un bello y cristalino sonido con un timbre particular así como su justo y oportunísimo sabor flamenco en adornos y falsetas que avalan los grandes conocimientos de este maestro".

Atendiendo a las dificultades que entraña establecer maestros concretos de Javier Molina, Pepe el Tordo afirmaba que en los comienzos de sus estudios de guitarra tuvo como principal mentor a un tocaor --entre aficionado y profesional-- llamado Rafael Barroso, y desde luego parecen bastante probables los antecedentes de Patiño y Paco el Barbero.

En 1930, en una fiesta memorable de don Juan Pedro Domeq --de quien el tocaor decia que era el hombre que más dinero le habia dado a ganar de todos los que habia conocido-- Molina acompañó con la guitarra al gran Manuel Torres, quien le dijo "Javier ponmela en el 5 por seguiriyas" y cantó de forma espeluzmante. El poeta jerezano Julian Pemartin estaba presente y dejó memoria en sus versos:

"Podrá ser noche divina
que en mi recuerdo te borres,
tocaba Javier Molina
Y cantaba Manuel Torres".

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

Diccionario Enciclopédico Ilustrado de Flamenco.

El toque flamenco.- A. Alvarez Caballero.

01/08/2010

© Horizonte Flamenco, 2000-2017 | Contacto | Publicidad | Webmasters