El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Granada (y III)

En el ámbito de los cantes de Granada se han situado muy a menudo por algunos expertos ciertos arreglos, resultantes del solapamiento entre la granaína y otros cantes, como es el caso de la granaína-malagueña creada por José Cepero. La innovación o arreglo de Cepero ha sido recibida positivamente por algunos y denostada por otros. También ha sido reconocida como punto de apoyo para alcanzar un cante más perfecto, y este es el caso de Navarro García, que opina que el cante granaína-malagueña de Cepero "fue el modelo de fandango granaino que Tomás Pavón tomó para hacer la que llamó "media granaína", mejorando en gran medida el modelo de Cepero".

"A buscar la flor que amaba" fue un cante muy popular a principios del siglo XX. Es otro ejemplo de cante que se encuentra entre la granaína y la malagueña. Lo hicieron todas las grandes figuras de la época citada y todavía se sigue cantando. Lo cantaron Chacón, Manuel Torre, Pastora Pavón, Vallejo, Marchena, Cepero... y más cercanos Terremoto, Porrinas, Antonio Mairena, Morente. En las grabaciones a veces se la llamaba "granaína" y otras "malagueña". Morente centró la cuestión calificándola como "malagueña en tono de granaína".

Entre los cantes granaínos hay que incluir también la gama de fandangos de la tierra, tanto locales como personales. Entre los fandangos locales más representativos se encuentran los de la Peza y los de Güejar-Sierra. El primero lo llevaba en su repertorio la ya citada peceña Africa Vázquez cuando actuaba en el café de Silverio. Este fandango se perdió, aunque se ha argumentado que es el mismo fandango que empezó a hacer Frasquito Yerbabuena y la personalidad de este cantaor hizo olvidar el nombre de Africa Vázquez, pasando a la historia del flamenco con el nombre del conocido cantaor granadino.

Los fandangos de Güejar-Sierra son rememorados por Fernando el de Triana en su conocida obra "Arte y artistas flamencos". El pueblo que da nombre a estos fandangos se encuentra situado en Sierra Nevada. Hasta allí fue el de Triana invitado por el alcalde de dicha localidad. El cante servía para dar serenatas a las novias del pueblo por sus parejas y causó una muy positiva impresión al sevillano: "Cada mozo de la pandilla canta una sola copla en la ventana de la novia de cada cual; y confieso que no había oído, ni he vuelto a oír, ni voces como aquellas ni fandangos tan arrieros".

Otros fandangos de la zona llevan el nombre de cada pueblo en los que se cantan y bailan: Almuñécar, Salobreña, Motril, etc.

En cuanto a los fandangos personales, Granada tiene una figura que ha entrado en la historia del flamenco precisamente por el fandango que lleva su nombre: Frasquito Yerbabuena. Francisco Gálvez Gómez, que ese era su nombre, nació en 1883 e hizo sus cantes exclusivamente en su tierra, y casi siempre actuando para familiares y amigos. Basándose en los cantes de Juan Breva creó el fandango que lleva su nombre, cante que su creador nunca quiso grabar. Fueron otros cantaores los que lo dieron a conocer al gran público aficionado y lo grabaron. Gracias a ellos se ha conservado este cante. Entre las pocas actuaciones públicas de Frasquito Yerbabuena se cuenta su participación en el Concurso de Cante Jondo de 1922, en el que obtuvo un premio de quinientas pesetas. Según los que le conocieron fué una persona entrañable, que rebosaba alegría y que gozó de una gran popularidad.

A otro cantaor granaino, Paco el del Gas, se le ha atribuido otro fandango de tipo personal, como es el cante por "jabagotes" o "cante de marengos". Esta adscripción a los cantes de Granada ha sido reivindicada también como propio por la afición malagueña. En efecto, Luque Navajas considera que dichos cantes son la variedad más antigua de la bandolá, tronco y madre de los cantes vernáculos malagueños.

12/05/2002

© Horizonte Flamenco, 2000-2017 | Contacto | Publicidad | Webmasters