El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Francisco Rodriguez Murciano, "El Murciano", (I)

Generalmente se considera que el nombre mas antiguo que se puede citar como guitarrista de alguna manera próximo al arte flamenco fue Francisco Rodríguez Murciano, conocido en el mundo artístico como "El Murciano". Nació en Granada y su vida transcurrió entre los años 1795 y 1848.

Gracias a una biografía de este tocaor primitivo, escrita por el director de orquesta y compositor Mariano Vázquez Gómez, se conoce su dedicación a la guitarra desde los cinco años y su negación a estudiar música "conservando así toda su vida cierta fantasía, si no salvaje, independiente, tan llena de fuego como de vena inagotable, siempre viva y fresca".

Igualmente se nos cuenta en la citada biografía:

"El célebre músico ruso Mikhail Glinka pasó una larga tamporada en Granada, y uno de sus encantos de viajero era estarse horas enteras oyendo a nuestro Rodríguez Murciano improvisar variantes a los acompañamientos de rondeñas, fandangos, jotas aragonesas, etc., que anotaba con cuidadosa persistencia el compositor ruso, empeñado, además, en traducir al piano los efectos bellísimos, cuanto desconocidos, que sacaba Rodríguez Murciano de las seis sencillas cuerdas de su instrumento".

El empeño de Glinka, cuando no resultaba imposible, era abandonado prontamente, pues, como magnetizado, se volvía de repente hacia su acompañante, quedando como extasiado oyendo la guitarra y admirando los sones que arrancaba de las cuerdas.

Los más renombrados cantaores de toda Andalucía proclamaban unánimemente que la manera de acompañar las canciones bailables por "el Murciano" no tenían semejante, ni por la riqueza y novedad de sus ritmos ni por el sorprendente encadenamiento de acordes.

De carácter modesto, nunca hizo valer su talento singular y siempre tañó en guitarra para su propio solaz, o por complacer a sus amigos que muchos les granjeó su buen caracter y fina gracia andaluza. Pero si el no haberse sujetado a los principios de la música favoreció la espontaneidad de su inspiración, que ninguna regla frenaba, en cambio es de lamentar que se perdiesen aquellos rasgos, quizá como evaporados en el espacio. Y aún muchas veces, al pedirle por ejemplo Glinka o algunos amigos del guitarrista que le oían, la repetición de algún paso que les habia entusiasmado, ni él mismo encontraba la manera de repetirlo, resultando, en cambio, otros tan nuevos y sorprendentes como el primero.

01/05/2011

© Horizonte Flamenco, 2000-2017 | Contacto | Publicidad | Webmasters