El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Cantes de Levante, Cantes de las Minas (II)


Sierra de Almagrera
¿Donde estuvo el origen del cante minero? La mayoria de los autores no se pronuncian respecto a esta cuestión. Para Á. Álvarez Caballero la semilla estuvo en Almería. Según este autor "de los ciclos que indefectiblemente se producen en torno a la ecuación cante/mina, el primero de todos se produce en Almería". Y lo sitúa cronológicamente en el año 1838 que fue cuando se produjo el descubrimieento del filón "Jaroso", en la Sierra de Almagrera. El hecho produjo una corriente inmigratoria espectacular. Y allí, en el ámbito almeriense, comenzarían a oirse los primeros cantes de lo que más tarde se llamó "Cante de Levante" o "Cante de las minas".

Los tarantos, tarantas, mineras, cartageneras, ...son cantes nacidos en aquella época que expresan los hechos que acontecen en el mundo del minero. Y hay que resaltar que en la expresión de las letras de esos cantes tuvo gran influencia la vinculación al cantaor del trovero, coplero popular que convivía en la dura realidad diaria con el cantaor.

Durante la primera mitad del siglo XIX, el triángulo minero formado por las comarcas almeriense, cartagenera y jiennense incrementaron extraordinariamente su producción. Este hecho dio lugar a que, a partir de entonces, se relacionaran la vida de sus hombres y, en consecuencia, su trabajo y su cante. Los beneficios económicos de aquel tráfico industrial y comercial llegaban a La Unión, Cartagena... y todo ello se reflejaba en el ambiente popular. Como ejemplo: En 1871 se inaguró un tranvía de vapor que uniría Cartagena con Herrerías. La reacción popular fue extraordinaria, como puede apreciarse por las coplas:

De Cartagena a Herrerías

han levantao una pared;

por la pared va la vía

y por la vía va el tren,

y en el tren la prenda mía.

A la par que los mineros, hay que tener en cuenta, dentro del conjunto protagonista del cante diario que se organizaba una vez terminada la jornada de trabajo, a los arrieros y tartaneros. Los arrieros eran cantaores por tradición, gracia que se heredaba de padres a hijos y que ejercían desde el amanecer, cuando se comenzaba con el aparejo de la recua:

El arriero que no canta

aparejando su recua

es que ha pasao mala noche

o no le sale la cuenta.

Algunos de los arrieros han quedado reflejados en las letras del cante:

Soy del reino de Almería

donde nacen los tempranos,

y al amanecer el día,

me encuentro a Pedro el Morato

vendiendo verdulería.

También la figura del tartanero fue popular y estuvo cercana a las cuestiones relacionadas con el cante:

Los pícaros tartaneros,

un lunes por la mañana,

les robaron las manzanas

a los pobres arrieros

que venían de Totana.

Un hecho que también tuvo su reflejo en la copla flamenca fue la instalación del cable aéreo, que sustituía, en ocasiones, a los animales, para el transporte de mineral. Este hecho lo reflejó don Antonio Chacón en una cartagenera muy conocida:

Con el tiempo variable,

los vientos son desabrios,

y dicen los contratables

que "to" aquel que esté aburrio

vaya a trabajar el cable.

El incremento de la población en esta época, constituida por gentes del campo cartagenero, mineros de Jaén, campesinos de Murcia y Cartagena... propiciaba un encuentro de personas que, fuera de la jornada de trabajo, llenaban las tabernas y cafés donde, a la par que la bebida, se buscaba el cante. Ello supuso para el cante minero una expansión extraordinaria.

03/04/2007

© Horizonte Flamenco, 2000-2017 | Contacto | Publicidad | Webmasters