El flamenco, historia, palos y protagonistas
FR En français
EN In English

Inicio

Historia del flamenco
Origen y etapas de su desarrollo.

Los palos
Conozca los diferentes estilos.

Figuras del flamenco
Los personajes que han hecho crecer al flamenco.

Geografía del flamenco
Lugares clave para entender el flamenco.

Iniciación al flamenco
Léxico flamenco y letras de los diferentes estilos.

La guitarra flamenca
Artículos sobre el instrumento principal del flamenco.

Bibliografía y discografía
Bibliografía, discografía, comentarios de publicaciones y grabaciones.

Directorio flamenco
Direcciones en Internet de tablaos, artistas, festivales y todo lo relacionado con el flamenco.

Actualidad flamenca
Próximas actuaciones, reseñas de actuaciones recientes — Sección no actualizada.

Disfrute el flamenco
Radio, TV, peñas, tablaos, salas, bares, festivales — Sección no actualizada.

Miscelánea flamenca
Personajes, hechos y anécdotas del flamenco.

Esa letra...
Tan inefables como sus autores.

Servidor monitorizado por Minos TN

Manuel Ortega (Caracol "El del Bulto")

En la historia del flamenco es corriente encontrarse con figuras con verdadera gracia natural, y son imnumerables las anécdotas que se recuerdan y se han conservado de estas personas. Una de estas personas ocurrentes fue el padre de Manolo Caracol (Caracol el del bulto), del que Luis Caballero en su "Historia de Flamencos" (1) nos cuenta lo siguiente:

«La noche presagiaba fiesta. Manolo (Caracol) había reunido en el camerino unos cuantos amigos, a fin de tomar unas copas, terminado el teatro. A su padre (Caracol "el del Bulto") le había encargado le liara cigarrillos de un cuarterón de tabaco de contrabando que le habian regalado. Algo extraordinario. Cada vez que su trabajo en escena le permitia volver al camerino, repetía las excelencias de aquel cuarterón de contrabando que su padre, pacientemente, iba convirtiendo en cigarrillos.
--Fumarse un cigarrillo, hombre. Ya veréis qué tabaco. De contrabando.
Una de las veces que entró, le preguntó a su padre si le habia recogido aquella tarde no sé qué encargo importante. Y aquí fue Troya, porque al padre se le habia olvidado el encargo. Se puso como una fiera. Cuando el padre pudo hablar, le dijo de la manera más amable, pero con cierto aire de preocupación:
--Mira Manolito, hijo, no te pongas así, porque en un momento dao yo digo que este tabaco es de contrabando y te detienen.»



(1) Luis Caballero Polo. Ediciones Giralda, Sevilla, 1999.

08/07/2001

© Horizonte Flamenco, 2000-2017 | Contacto | Publicidad | Webmasters